Consolar a un ser querido

Consolar a un ser querido.

Tip´s para consolar y acompañar a un ser  querido que está en duelo.

                                         Recopilación y sugerencias: Tanatólogo Andrés de González Argüelles

 

 Consolar y acompañar a un ser  querido que está en duelo no es cosa fácil.

Así por ejemplo, en n un velorio, funeral o rito religioso, nos preguntamos: ¿Qué palabras decir?  ¿Cuáles expresiones evitar? 

¿Cómo comportarme ante la persona que está sufriendo para darle consuelo?

¿ como continuar la relación, pasado el tiempo de las exequias? (funeral, ceremonias religiosas, y homenajes)

En primer lugar señalaremos algunos criterios generales que pueden orientar y guiar nuestro contacto y relación con el o los dolientes:

    - escuchar sin acosar con preguntas

    - no avasallarlo(a) con mi presencia

    - no privarlo(a) de su intimidad

    - descubrir sus necesidades

    -  descubrir el camino que debemos seguir recorriendo

Ahora vamos a sugerir una serie de recomendaciones que pueden ser de gran utilidad y nos permitirán acompañar de manera eficiente en su dolor a muchas personas.

1.- Es importante evitar frases hechas como las siguientes:

“Lo siento”  “Tienes que olvidar”,                                                                                                                           

"Mejor así, dejó de sufrir”,                                                                                                                                                                  "El tiempo todo lo cura",                                                                                                                                                  “Mantente fuerte por los niños”,                                                                                                                                                  "Es la voluntad de Dios", "Es ley de vida"…                                                                                                                                 “Está en un mejor lugar”  “Ya descansó”                                                                                                                                  “Estás muy joven, todavía puedes tener más bebes” (en caso de  aborto)

“Sé fuerte”
“Anímate: hazlo por tus…hijos”
“Distráete que te irá bien”
“No llores más, que te estás torturando”
“La vida continúa”
“Es ley de vida”
“Resígnate. Ha sido la voluntad de Dios”
“Ahora ya no sufre”
“El primer año es el peor, luego ya verás....”
 

Cuando no sé que decir, es mejor solo abrazar, o dar un apretón de manos, mirarlo a los ojos, darle gracias “por permitirme acompañarte en estos momentos tan dolorosos” ; o no decir nada, solo estar ahí con tu mente y corazón abierto y generoso.  ( Si eres creyente, ora, pide a Dios que te de sabiduría para saber ser una persona de bendición para los dolientes).

Otra opción consiste en decir: “Me gustaría mucho poder decir algo que alivie tu dolor,
pero no encuentro las palabras. Quiero que sepas que estoy aquí y que pienso en ti muy a menudo. “

También se puede ofrecer ayuda: “lo que necesites, pídemelo por favor, aquí voy estar”.                                                Al despedirte puedes reiterar tu disposición de ayuda si es sincera y estás dispuesto a realizarla.

2.- Si eres creyente, es importante “No dar bibliazos”, es decir,  no recitar pasajes del evangelio si no tengo la certeza de que es el momento oportuno: primero observar, escuchar callado, si acaso: te ayudo en algo, gustas que haga una oración por ti?

Y si la persona no dice nada, pues estar cerquita de ella en silencio, es la mejor manera de expresar sin decirlo: “estoy contigo” .

Hay que tener cuidado de no decirle “que tiene que sobreponerse”, ya lo hará a su tiempo, porque el doliente puede estar en shock, muy abrumado y desconsolado. Más bien, el doliente necesita solo ser escuchado y sentirse comprendido y no juzgado. Por ello es bueno que exprese sus sentimientos, emociones , frustración, impotencia, etc.

3.- No juzgar ni opinar, ni interpretar. Mucha gente dice expresiones muy desafortunadas que caen como agua helada al doliente:

- «Está mejor  donde está»

 - «ya descansó»

  - «Dios se lo llevó como ayudante al cielo»

  - ¿se murió en domingo en el campamento? 

«NO debiste dejar ir a tu hijo, no se  hubiera  Muerto>

     - «Dios necesitaba un angelito para su coro.>

     - «Al fin que tienes otros hijos, ya descansó.>

 

4.- Contacto físico:                                                                                                                                                                              Según las circunstancias puedes abrazar, saludar de mano,                                                                                           estar cerca por si te necesita, a veces es prudente no tocar físicamente a la persona.

5.- Colaborar en diversas tareas, descubriendo las necesidades del doliente.

Acompañar para trámites ante la funeraria, ministerio público, forense, compañía de seguros, trámites en el hospital, en el centro de trabajo, eligiendo la ropa para el difunto, ir a la cremación. (encargarte del papeleo, puede ser una buena manera de ayudarlo/a.)

Tareas de ayuda a la familia de los deudos

Hacer la compra, ir a buscar a los niños a la escuela, ayudar a cocinar o llevarles la comida. Llevarlos a la visita al médico , tramites diversos, al supermercado…

6.- Actitudes que no ayudan.

No le digas que le comprendes si no has pasado por lo mismo

No intentes buscar una justificación a lo que ha ocurrido.                                                                                        

No te empeñes en: animarle/a o tranquilizarle/a.                                                                                                                         No le quites importancia a lo que ha sucedido. ejemplo: ¡al fin que tienes una vida por delante!

No intentes hacerle ver las ventajas de: una nueva etapa en su vida. No es el momento.

 

7.- No impidas que se desahogue.

- No lo reprimas                                                                                                                                                                             -- - estás equivocado/a si piensas que: verle o dejarle llorar y emocionarse, no sirve más que,                                           para añadir más dolor al dolor.                                                                                                                                                         - No trates de distraerlo de su dolor , si lo comparte y tu participas, su dolor puede disminuir.                                                - No lo reprimas                                                                                                                                                                                  - No trates de distraerlo de su dolor                                                                                                                                                - Más bien,  mediante la vivencia y expresión de los sentimientos, la persona en duelo se siente aliviada y liberada.                                                                                                          

¿Cortar las emociones?                                                                                                                                                               A veces, tratamos de cortar las emociones del otro para protegernos de las nuestras,                                              porque su dolor abre nuestras heridas y miedos.                                                                                                

8.- Comparte, no temas.

- No temas nombrar y hablar de la persona fallecida o de la pérdida por miedo a que se  angustie o se ponga a llorar.

 Si llora, no tienes que decir o hacer nada especial, solo comparte y percibe .

 - No temas tú mismo llorar o emocionarte. No hay nada malo en mostrar tu pena, siempre y cuando no sea un llanto desbordado que inquiete más al deudo.

- Permitir que hable del ser querido que ha muerto es bueno para que se desahogue

- No minimices la pérdida, cada persona en circunstancias similares o incluso idénticas, reaccionaría de manera diferente en función del apego al fallecido y de las circunstancias en que se da el fallecimiento.

9.- Seguir Compartiendo.

- Puedes compartir con tu familiar o amigo/a , recuerdos de: la persona fallecida (ver fotos, contar anécdotas...) 

- Recordar a la persona amada es un consuelo para los supervivientes. Repetir y evocar los recuerdos es parte del camino que por recorrer.

- Ahora bien,  hay personas que viven un duelo privado y no les gusta exteriorizar sus emociones, por lo tanto, respetaremos también su necesidad de no hablar.

10.- Mantener el contacto.

    - Una viuda se lamentaba: "había más de 300 personas en el funeral de mi marido, en aquélla ocasión  se ofrecieron muchos para ayudarme. ¿Dónde están ahora, después de cuatro meses?“
   - En realidad, el contacto puede mantenerse de muchas maneras:

  visitas periódicas;  tomar un café o dar un paseo;  enviar una carta, un email, un mensaje de texto; una llamada   telefónica. De esta manera puedes contribuir a romper su soledad y recordarle que no está solo/a, que alguien está    pensando en él o ella.
    - Las fiestas y aniversarios son momentos particularmente dolorosos en los que podemos hacer un esfuerzo especial para estar cerca de la persona en duelo.

 

Puedes consultar algunos tip´s en:

 

http://vivelibre.org/mybb/showthread.php?mode=linear&tid=528&pid=595

https://www.abc.es/familia/padres-hijos/abci-todo-debes-decir-y-no-pesame-201811010216_noticia.html

 

0 Comentarios

Autor

Andrés de González Arguelles. Tanatólogo.
lunes 13 abril 2020

Psicólogo y Tanatólogo Certificado por la AMTAC con más de 20 Áños de Experiencia.

Profesor de Diplomado de Tanatología en diversas universidades como UASLP, UCEM,UVAQ. Conferencias y cursos en IMSS, ISSSTE y otras instituciones.

Miembro de la Asociación Mexicana de Tanatología.

Director del Centro de Tanatología Vida y Plenitud.

Cuenta con Diplomados en Tanatología por la Universidad Colegio Latinoamericano de Educación Avanzada y Musicoterapia en Sociedad Peruana de Medicina Alternativa y Universidad Científica del Sur.

Ofrece conferencias de Tanatología mensuales sin costo en VALLE DE LOS CEDROS CAMPOSANTO.

  • Emergencia Tanatológica: 444 120 07 84.