Espiritualidad y Duelo

Espiritualidad y duelo   

           Tanatólogo Andrés de González Argüelles             

En cuanto al título de este comentario podemos afirmar que mucha gente identifica espiritualidad con alguna religión o una creencia y relación específica con Dios.

   En efecto, hablar de espiritualidad nos refiere a una creencia religiosa específica, pero es importante señalar que el concepto de espiritualidad no solo comprende lo religioso y la relación con Dios, es más amplio y también comprende lo que llamamos “ la dimensión espiritual”, con lo cual nos referimos  a vivir una espiritualidad sin tener necesariamente  una religión o incluso creer en Dios.

   Para comprender mejor lo anterior, veamos que generalmente se define al hombre y la mujer como seres bio-psico-sociales, sin considerar la dimensión espiritual.  Nosotros, como muchos, pensamos que el hombre y la mujer son seres ser Bio-psico-social y espirituales.

  Tres grandes mujeres científicas,  y además entregadas a la práctica médica, las cuales plantearon la gran importancia de atender en los seres humanos heridos, enfermos , convalecientes o en fase terminal,  en sussus necesidades físicas, psíquicas, emocionales y espirituales.

   Veamos brevemente a cada una.

   Florence Nigthingale (1853/56 en la guerra de Crimea entre Rusia e Inglaterra) , esta mujer con grandes conocimientos de enfermería y matemáticas, cautivo al pueblo Inglés con su esmerado e incondicional cuidado y atención a los heridos de la guerra ( varios miles) . Causando una verdadera revolución mundial en el área de la enfermería. Cuidaba a sus enfermos con un corazón de madre cariñosa, tierna e incansable. Aplicando el método científico para descubrir las verdaderas causas de la muerte e infecciones de los soldados de la guerra mencionada , además de revolucionar la ciencia de la enfermería en su práctica y modelos de atención.

   En todo Inglaterra se pegaban carteles con su imagen sosteniendo una lámpara de aceite y, cuidando y vigilando a los heridos durante la noche en los improvisados hospitales en Crimea.

   Fue una mujer muy amada, y admirada actualmente en todas las escuelas y facultades de enfermería en el mundo.

  Elisabeth Kübler-Ross 1926/1979 . Psiquiatra que revolucionó la práctica médica, imprimiendo el toque del cariño, la ternura y el cuidado amoroso de los pacientes psiquiátricos  y moribundos especialmente. Se le considera pionera y fundadora de la tanatología a nivel mundial.                              Ella afirmó y comprobó que más allá de las prácticas médicas  y tratamientos farmacológicos, el AMOR cura a los enfermos y moribundos. Comprendió la importancia vital de  hacer sentir, a los moribundos, abatidos y dolidos,  como personas dignas, útiles y valiosas para la sociedad, a través del  servicio y trabajo profesional  compasivo con el enfermo o doliente.

    Cicely Saunders .  1918/2005  Trabajadora social y médico que inició el movimiento Hospice en 1967 ( hoy existen cientos de "hospices" para moribundos en Gran Bretaña y en más de 95 países del mundo) Hospice es el  antecedente de los “cuidados paliativos integrales” para los moribundos o pacientes en fase terminal. Hospice es una actitud y cuidado frente al paciente y su familia, que siempre toma en cuenta: el dolor, su participación(del paciente) sobre las decisiones de su tratamiento, el lugar, el  derecho a la información  médica, y apoyo de la familia. ( su libertad y autonomía) 

   “Hospice” constituye una  Ética ante el paciente en etapa terminal. Es decir, atenderlo, cuidarlo amosamente y favorecer ambientes para enaltecer su dignidad. Desarrollo e implementó la teoría del DOLOR TOTAL,  es decir, el dolor que incluye además del aspecto físico-médico, los elementos sociales, emocionales y espirituales.

   Mucho se le debe a estas tres grandes y hermosas mujeres. Para ellas quedaba claro que el ámbito biológico es la parte física, los órganos y sistemas del cuerpo humano; el psíquico se refiere principalmente a la mente y sus diversos procesos relacionados como la memoria, el razonamiento, y la conciencia (donde alma significa mente).

   La parte social la relacionaban  con el interactuar entre los individuos y la necesidad de socializar o tener una vida de coparticipación e interdependencia con las demás personas.

   El terreno espiritual (con o sin religión., con o sin la creencia de Dios) , lo refieren al reconocimiento de la dignidad del hombre y la mujer , y que solo a través de la práctica  amorosa,  tierna, de acompañamiento afectuoso,  compasivo y profesional es posible estar a la altura de la dignidad humana.

   La dimensión espiritual

   La dimensión o terreno espiritual también podemos entenderlo como esa necesidad de dar un sentido a nuestra vida y actos. De ahí la búsqueda de un sentido al dolor, a la enfermedad  y a las pérdidas significativas que nos producen  duelos, a veces complicados. Y solo a través una práctica profesional de excelencia, dulce y cariñosa, es posible impactar favorablemente a las personas en esa búsqueda de sentido en los momentos más difíciles: la enfermedad , la fase final de la vida y los duelos complicados. 

   Mas  precisamente, la dimensión espiritual en tanatología y en el acompañamiento al doliente, o enfermo y moribundo, se refiere precisamente a esa forma de acompañar y consolar que se caracteriza por ser delicada, profunda, amorosa,  compasiva, empática, y altamente consoladora,  considerando la alta dignidad del ser humano.

   Afirmamos que el dolor y la enfermedad, pueden ser maestros excelentes de crecimiento, pues en la medida en que, ante el dolor y la enfermedad, en vez de vivir en el sufrimiento, acepto el dolor profundamente en actitud contemplativa (espiritual), es decir, logrando el silencio mental y la profundización en el dolor y su posible sentido . Víctor Frankl afirmó: … “el sufrimiento sin sentido es neurosis,  pero cuando se lo dota de sentido, es crecimiento”. Frank observó en los campos de concentración a los prisioneros que morían más fácilmente, eran aquéllos que se sumergían en el estrés, la ansiedad, la desesperación, el desánimo y  la falta de todo sentido en la vida, por encontrarse presos y sometidos a muchas torturas físicas y psicológicas.

      Descubrir el sentido de la vida, aún sin tener libertad, permite rebasar o salirse del círculo de sufrimiento que agobia, y desespera.  Efectivamente, porque habrá una esperanza y un sentido que se le da a la vida para seguir viviendo y poder contemplar el dolor , o aceptar la muerte, sin dejarse aprisionar y entrar al círculo de sufrimiento descrito.

  Cuando nos dejamos apoderar por el sufrimiento,  llegamos fácilmente a la depresión extrema, presentando  con frecuencia, ataques o crisis de ansiedad y pánico, situación  en la que se pierde todo sentido de estar viviendo en tales circunstancias.

   Diferencia entre dolor y sufrimiento

   Es importante señalar que el dolor siempre estará presente en nuestras vidas, ya sea dolor físico o emocional.                                                                                                                                                                                      .   Dicho dolor se genera cuando hay una pérdida de cualquier tipo, una enfermedad, o accidente.                                      En cambio el sufrimiento se refiere a nuestra respuesta ante el dolor. Se sufre cuando me apego al dolor, negando  la realidad, o cuando permanezco en el estrés, la ansiedad o la culpa;  el resentimiento, el miedo, los celos y la envidia. El sufrimiento se presenta y puede perdurar meses o años, o toda la vida cuando no supero el duelo y me atoro o atasco en él. Se significa por  una actitud de no aceptación de la pérdida. Es como estar rumeando mi aflicción, lo que me conduce al círculo vicioso del sufrimiento. Un ejemplo es aquél en el cual una persona se expresa de esta manera:  … “ te voy a odiar hasta la muerte, y si se puede, toda la eternidad ”

   Ya hemos mencionado la importancia del perdón para salir del sufrimiento, y no porque el victimario merezca el perdón necesariamente, sino por la salud mental y espiritual y la liberación de la víctima, pudiendo así rehacer su vida, volviendo a amar y recibir el amor de los otros. ( puden ver el video  “El perdón, un camino para dejar de sufrir” https://www.youtube.com/watch?v=YcMYP9OiB3o 

   Pedagogía, enseñanzas del Buen Samaritano.

   Podemos darnos la oportunidad y privilegio de ser  acompañantes de personas en duelo, en duelo profundo ,  complicado, y enfermos graves o terminales, así podremos vivir y compartir a través de la dimensión espiritual, ese amor delicado  que se convierte en el “aceite del consuelo y el vino de la esperanza” ( recordar como el Buen Samaritano, a pesar de no conocerlo, cura las heridas de un hombre asaltado y herido que se encuentra tirado y abandonado en el camino)  .

   En efecto, el Samaritano cura las heridas del hombre desconocido con aceite y vino, lo cual  es una muestra elocuente de compasión, empatía, y  consuelo hacia el prójimo .

   El Buen Samaritano, puso en el centro de su corazón el rostro del “hermano”, que se encontraba en peligro y desolación, y al ver su gran necesidad, abre el corazón que lo mueve a la ayuda sin restricciones, así podrá rescatar al pobre hombre  de la desolación, abriendo su espíritu a espacios luminosas llenos de esperanza.

   Si realmente vivimos esa dimensión espiritual en nuestro ser, seremos compasivos  ante el necesitado y sembraremos semillas de esperanza que darán fruto abundante.

   Ahora bien, es importante destacar que la esperanza no solo se refiere a esperar un mejor futuro, sino a mirar el presente desde otra óptica que lo llena de un nuevo significado, así pudiera ser: revalorar el dolor , y la pérdida, como maestros de crecimiento, como vivencias extremas que permiten redescubrirse y encontrar el sentido y la propia misión de vida.

   Efectivamente, cuantas personas que han sido sorprendidas por un cáncer u otra enfermedad grave, surgen luego de la enfermedad como gigantes, dejando atrás malos hábitos, adicciones y una vida superficial y sin sentido. Ese nuevo significado se irá construyendo poco a poco a lo largo del duelo, permitiendo una nueva vida profunda, más feliz y colmada de paz.

   En los casos en que la persona va a morir , también se puede dar un proceso muy positivo y alentador, construyendo nuevos significados que permiten una buena muerte ( en paz, y reconciliación con los familiares y amigos )

   La esperanza no es solo un esperar por un futuro mejor, es una mirada sobre el presente, que lo llena de significado

   La parábola del buen samaritano (Lucas 10:25-37) nos sirve de guía en la práctica espiritual con el que ha tenido pérdidas o padece enfermedades terminales.  Recordemos que en el pasaje descrito del samaritano, éste último, a diferencia de los hombres religiosos y prestigiados de la época que al ver al pobre hombre tirado y golpeado, se dan la vuelta esquivando el encontrarse con él mismo. En cambio el samaritano decide acercarse y verlo de cerca, y sin juzgarlo  siente compasión ( fuerte necesidad de socorrerlo o ayudarlo ante la inminente necesidad) . Entonces limpia sus heridas y les pone aceite y vino , acariciando y albergando su herido corazón.,  luego lo monta en su caballo para llevarlo a una posada, donde lo cuida toda la noche ( lo cura, lo protege, lo acompaña y le ama sinceramente), cabe señalar que la posada significará albergar no solo su cuerpo sino su espíritu con toda esa actitud y acción de ayuda práctica y total ( como lo haría una padre o padre amorosos) ., al amanecer se lo encarga al posadero y le da dinero por los gastos que se presentaran, prometiendo pagar lo que se gastase extra.

  La parábola del buen samaritano nos plantea un desafío, pues todos somos llamados a dar un fiel testimonio de compasión ante el enfermo, el necesitado y el doliente, con ello, es posible  convertirnos en una  “comunidad sanadora , solidaria, y de amor AL PRÓJIMO”

   ¿Como podemos aplicar la enseñanza de la parábola descrita, en la práctica de acompañar al que padece dolor y sufrimiento? 

   Puede tratarse de un familiar, un amigo, un vecino, un compañero de trabajo, o incluso un desconocido.  

   Aplicando la enseñanza de la parábola, pasos a seguir.

   1.- Acudir, acercarnos con el necesitado sin juzgarlo pero observando y detectando necesidades físicas, psíquicas, emocionales y espirituales

   2.- Conversar con la persona de manera respetuosa y preguntar que tipo de necesidad tiene

   La escucha debe ser empática, es decir, con la mente y el corazón abierto con el objetivo de comprender sus necesidades y su dolor, ya que… “El enfermo tiene necesidad no solo de ser escuchado, sino de comprender que el propio interlocutor “sabe” que significa sentirse solo, abandonado, angustiado frente a la perspectiva de la muerte” [en Carta Samaritanus bonus de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre el cuidado de las personas en las fases críticas y terminales de la vida, 22.09.2020 (https://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2020/09/22/carta.html ) ]

   3.- Ponernos en acción con base en las necesidades detectadas : ayudar, colaborar, acompañar, proteger, consolar , orientar, canalizar o derivar a la persona con el profesional o persona indicada. Es importante tomar acciones pero siempre con el conocimiento y consentimiento de la persona, paciente , doliente, o de sus familiares.

   4.-  El ayudar, proteger, y acompañar, significa fungir como posada-refugio o albergue para el doliente    (en la mayoría de las ocasiones, seguramente no se le llevará físicamente a la persona a un lugar como posada, hospital , la propia casa u otro sitio, aunque si se le acogen en el corazón)

   Pues bien, la “posada”  o el lugar donde se hospedará al necesitado, será el propio corazón, es decir, un lugar cálido y amoroso e íntimo, donde la persona se sentirá segura, cómoda y apreciada… “El Buen Samaritano, que pone en el centro de su corazón el rostro del hermano en dificultad, sabe ver su necesidad, le ofrece todo el bien necesario para levantarlo de la herida de la desolación y abrir en su corazón hendiduras luminosas de esperanza…  (Carta Samaritanus bonus, op.cit ) 

   “Levantarlo de la desolación” significa resguardarlo en el corazón a través de la propia ayuda específica que se le da; de mostrarle que es una persona digna, importante y valiosa a través de un trato amable, cariñoso, respetuoso y hasta tierno ( recordemos la canción “Miguitas de ternura yo necesito, si le sobra un poquito démelo a mí” Facundo Cabral).

   “Abrir en su corazón hendiduras luminosas de esperanza” … es sembrar semillas muy buenas que darán ese fruto de esperanza, porque ante tan gran desolación, hay un oasis en medio del desierto, personificado en este ser bondadoso que decide ser acompañante , y tiene  alma de samaritano.

   Dice la parábola citada, que el buen samaritano cuidó toda la noche en la posada del hombre que fue asaltado y malherido por los malhechores, y que dejo dinero al posadero por si tenía otros gastos.

   Pues bien, para dar algunos ejemplos que apliquen a la situación descrita, pensemos en el acompañamiento durante toda la noche y tal vez un día más o dos durante el velorio, sepelio y otros servicios religiosos al doliente., o durante la estancia en el hospital de alguna persona.,  o acompañarle mientras hace los trámites por un choque-accidente., cuidar a los hijos de una viuda o viudo por unos días, etc.

   Una última nota.

    La personas que son creyentes, que tienen una religión y/o relación con Dios, podrán perfectamente vivir individualmente de manera profunda la espiritualidad en su connotación religiosa. Solo conviene ser muy respetuoso con el paciente o doliente, si él no comulga con la misma religión o creencia religiosa y de Dios, del que va acompañar, consolar o curar ( caso de los médicos, enfermeras y demás personal paramédico, tanatólogos, psicólogos, psiquiatras, etc)

0 Comentarios

Autor

Andrés de González Arguelles. Tanatólogo.
lunes 28 marzo 2022

Psicólogo y Tanatólogo Certificado por la AMTAC con más de 20 Áños de Experiencia.

Profesor de Diplomado de Tanatología en diversas universidades como UASLP, UCEM,UVAQ. Conferencias y cursos en IMSS, ISSSTE y otras instituciones.

Miembro de la Asociación Mexicana de Tanatología.

Director del Centro de Tanatología Vida y Plenitud.

Cuenta con Diplomados en Tanatología por la Universidad Colegio Latinoamericano de Educación Avanzada y Musicoterapia en Sociedad Peruana de Medicina Alternativa y Universidad Científica del Sur.

Ofrece conferencias de Tanatología mensuales sin costo en VALLE DE LOS CEDROS CAMPOSANTO.

  • Emergencia Tanatológica: 444 120 07 84.