PANDEMIA. Que hemos aprendido de ella?

Pandemia. Que hemos aprendido durante este tiempo?

                                                             Psic. y tanatólogo Andrés de González Argüelles

Luego de muchos años en que pudimos vivir una relativa estabilidad en cuanto a salud y cierto bienestar, nos cayó el covid, la vida de todos los mexicanos y del mundo entero cambió

Ahora bien, es importante recapitular los aprendizajes que, producto de la pandemia, hemos tenido los mexicanos, además de  los retos que tenemos al frente.

1.- Hemos podido recordar que nadie tenemos la vida ni la salud asegurada

 2.- Nuestros empleos e ingresos también se han visto fuertemente mermados ( algunos pensamos que no es solo la pandemia la causante de la crisis económica, sino también el efecto de políticas de Estado profundamente equivocadas) 

3.- La sociedad vivía sumergida en la práctica consumista, hedonista y de fiesta, nos habíamos olvidado del otro, del familiar, del amigo, ahora percibimos una  vulnerabilidad considerable como individuos, como sociedad y como país. Esta impotencia nos ha orillado a buscar nuevamente apoyo en la familia, en los amigos, en Dios o nuestro serr superior.

4.- Se ha desarrollado una gran  capacidad de resistir, reponernos y adaptarnos a situaciones extremas, aprendiendo del dolor y sufrimiento que nos ha causado la pandemia.

5.- Hemos aprendido o podemos aprender todavía a transformar emociones, sentimientos y estados anímicos que nos han generado dolor y sufrimiento a saber:

- De estar enojados, furiosos y en el juicio-crítica, a ser agradecidos con la vida, con las personas, con nuestro serr superior.

- De vivir juzgando a los otros, a la aceptación

- De sentir lástima por otros, a sentir compasión, lo que implica comprensión y deseo de ayudar para que el dolor de otro, disminuya

 - De vivir en el ruido, el grito y la palabrería, a estar en silencio

- De sentirse impotente, a descubrir que somos bendecidos, o incluso privilegiados

- De vivir en el miedo, a fortalecerse al enfrentar los obstáculos y el propio miedo

-  De vivir en el conflicto  y encono o rencor, a vivir en paz y armonía, con esperanza

6.- Estamos aprendiendo cuales son los retos y tareas del duelo: 

6.1 Aceptar que vivimos en una pandemia, con todas las consecuencias que ésta en particular ha traído; también aceptar que “he sido o podría ser víctima del coronavirus”; igualmente aceptar que uno o más familiares/amigos, no pudieron vencer el virus y murieron.

6.2 Enfrentar o lidiar con  diversos sentimientos naturales que se presentan ante una pérdida ( de un ser querido, de mi salud, perder el trabajo o negocio) como pueden ser: la ira, la tristeza, la culpa, el odio/resentimiento, la vergüenza, el sentirse vacío, poco o nulo deseo de vivir, la angustia, la depresión., miedo a morir. Es decir, estamos aprendiendo a manejar o soltar o transformar esas emociones que nos molestan, nos agobian, nos hacen sentir mal, y poder estar más relajados

6.3 Hemos aprendido adaptarnos a una nueva vida con  la pandemia y todas las medidas restrictivas de vida que conlleva, como el distanciamiento social

A vivir sin esa o esas personas que tanto amo, pues fallecieron

A vivir teniendo que conseguir un nuevo trabajo o emprendiendo un nuevo negocio

A vivir con un nivel de vida más bajo o precario, por la crisis económica y política

6.4 Necesitamos reinventarnos, modificar el mundo de significados que habíamos seguido por muchos años, encontrar o profundizar el sentido de mi vida y mi propósito en esta tierra

7.- Estamos aprendiendo a valorar, amar y proteger a personas que habíamos tenido olvidadas o desatendidas, por apegarnos y concentrar nuestra mente y alma a alguien que ha muerto por el coronavirus u otra enfermedad.                                                                                                                                     A veces descubro un hijo, una hija, una madre, una esposa, una hermana, que tenía un poco en el “rincón”, medio olvidados o marginados.

8.- Hemos aprendido a ahorrar, a no ser tan gastalones, a convivir en familia

9.- Hemos vuelto a vivir una espiritualidad que teníamos abandonada, pensábamos que no era importante, pensábamos  que teníamos  la situación económica o de salud “resuelta”

10.- Un gran descubrimiento o confirmación consiste en lo siguiente: cuando compartimos una alegría, esta se duplica o se triplica.  Por el contrario, si compartimos el dolor, este se reduce.                       Tan es así  que, cuando  “tus amigos” atraviesan una crisis, necesitan que los acompañes para llevar su carga, si les das tu tiempo y cariño, disminuye su dolor 

11.- Podríamos seguir enumerando una lista larga de aprendizajes, pero podemos concluir que es el amor, la solidaridad, el compañerismo y la ayuda mutua, lo único que nos puede salvar como raza humana. Ya se ha demostrado después de las grandes guerras, especialmente de la 2ª guerra mundial, que solo el amor, la cooperación fraterna y solidaria, es lo que levanta al ser humano de la desgracia.

                                                           

 

 

 

0 Comentarios

Autor

Andrés de González Arguelles. Tanatólogo.
viernes 29 enero 2021

Psicólogo y Tanatólogo Certificado por la AMTAC con más de 20 Áños de Experiencia.

Profesor de Diplomado de Tanatología en diversas universidades como UASLP, UCEM,UVAQ. Conferencias y cursos en IMSS, ISSSTE y otras instituciones.

Miembro de la Asociación Mexicana de Tanatología.

Director del Centro de Tanatología Vida y Plenitud.

Cuenta con Diplomados en Tanatología por la Universidad Colegio Latinoamericano de Educación Avanzada y Musicoterapia en Sociedad Peruana de Medicina Alternativa y Universidad Científica del Sur.

Ofrece conferencias de Tanatología mensuales sin costo en VALLE DE LOS CEDROS CAMPOSANTO.

  • Emergencia Tanatológica: 444 120 07 84.