Adolescentes en duelo, ¿como ayudarlos?

        Tanatólogo y psicólogo Andrés de González Argüelles

 

Antes de entrar en materia, quisiera sugerir que se revisen o estudien los otros temas que presentamos en este sitio (#TanatologíaValle    https://valledeloscedros.com.mx/tanatologia) , con el objetivo de complementar, profundizar el tópico del duelo en los adolescentes, ya que en el presente artículo no tocaremos una serie de temas muy necesarios para comprender a cabalidad, ya que ocuparía demasiado espacio.)

   Empecemos por describir un poquito a un adolescente, quien es “Un ser nuevo” , efectivamente, se siente muy fuerte, con poder, desea y siente gusto por ser rebelde.                                                                             Está descubriendo y afirmando su identidad; busca tener y ejercer autonomía, no le gusta obedecer a nadie y que ninguna persona le ordene o diga lo que tiene que hacer.                                                                         Se presenta una eclosión o surgimiento de la energía sexual a niveles antes desconocidos.                           En general podemos afirmar que se trata de una etapa de crisis e inestabilidad, pero también de creatividad, imaginación y fuerza.                                                                                                                                           Algo típico de esta etapa consiste en resistir o aceptar la presión del grupo, de la pandilla que quiere incorporarlo, dominarlo o juntarlo, si y solo si, acepta las reglas e iniciaciones del grupo o pandilla.

Un poco de su otro lado débil, consiste en la Inseguridad, timidez y miedo al ridículo.

   Su imaginación es muy potente: Sueñan y sienten todo de manera exagerada, desmesurada.                        Esto consiste en  un mecanismo  de defensa para afrontar muchos de  los cambios emocionales y personales que se van presentando. Cualquier anécdota la pueden convertir en una historia divertida o apasionada de ficción.

   También sus sueños se constituyen fuente de creatividad, fuerza para darle un sentido a su vida, y germen para descubrir su vocación.

Necesidades más importantes, podemos señalar algunas:

Verse a sí mismo como una ‘persona valiosa’ y útil.

Sentirse aceptado por su grupo.

Aprender a resolver conflictos.

Probar nuevas experiencias

Explorar experiencias afectivas.

Tener independencia de su familia: tomar decisiones, sentirse mayor,                                                              vivir experiencias fuera de la familia                                                                                                                  Necesita y busca espacios de intimidad ( estar solo) para procesar información, y experiencias nuevas. También descubre el placer de estar solo por ciertos intervalos.

 

A continuación enumeramos algunas de sus debilidades:

Iniciar una vida sexual prematura (con los riesgos de embarazo, enfermedades de transmisión sexual, que le rompan el corazón al enamorarse y ser engañado o no correspondido)

Incursionar en la pornografía, con riesgo de volverse adicto.

Subordinarse a la pandilla o líder, no siempre positivos y sanos.

Consumo alcohol y sustancias diversas (con la posible consecuencia de adicción, tener accidentes graves, e iniciar prácticas sexuales  dañinas)

Prácticas temerarias, como actos imprudentes, insensatos y peligrosos

Adicción a redes sociales e internet

Participación en sesiones de brujería, magia negra, lectura de la ouija ( prácticas que tienen  fuerte correlación con casos de suicidio e intento de)

Baja tolerancia a la frustración

 

Sucesos de crisis que generan duelo en el adolescente

Divorcio, traición de amigos, decepción amorosa (corazón roto)

Cambio de ciudad

Traición de pareja, muerte abuelos, familiares

Embarazo, fracaso escolar, bullying,

Reprueba examen de ingreso a universidad pública

Abuso sexual

Rechazo y/o abandono de padres

Enfermedad grave, accidentes                                                                                                                             

Enfermedad terminal (él mismo o familiar/amigo)

 

El adolescente ante la muerte repentina

La muerte inesperada de un familiar amado o amigo (a) , es algo que no se tiene contemplado o  

vislumbrado en el  corto plazo y mucho menos cerca de su entorno social/familiar

Tampoco se está preparado para  el divorcio de los padres o la traición de amigos o novia (o)

Sucesos como los descritos pueden llevar a los jóvenes a dudar sobre la existencia de un Ser Superior (¿misericordioso?), pensando y en voz de reclamo:   “Si Dios existe, porqué lo permite?”

Estas dudas sobre la existencia de Dios, se verán reforzadas por el ambiente en que vivimos de una sociedad  hegemónica donde el  materialismo, relativismo y pragmatismo, trata devorar a los jóvenes, cosa que a muchos los esclaviza y domina a través del consumismo y el hedonismo ( darle gusto a todos los placeres sin importar el daño propio o contra terceros)

  El ó la joven se preguntarán: ¿porqué yo?, ¿ porqué a mi?

   ¿Hay vida después de la muerte? ¿Existe Dios?  Y todo esto con una serie de  sentimientos y emociones como: rabia por impotencia (todo se derrumba) .                                                                                                               Esto provoca un sentimiento de soledad, confusión, e incomprensión por parte de las personas más allegadas, y elchico no desea hablar sobre el tema, o lo reprime para no mostrar debilidad                             ( recordemos que el símbolo del adolescente es la fuerza, la independencia)

   En estos casos se requiere de una reflexión sincera y profunda del adulto con el chavo sobre la vida/muerte, ya que este último puede formarse conceptos erróneos acerca de lo sucedido y del fenómeno de la muerte y además  adoptar actitudes hostiles o temerarias, por pudieran ser:

 “la vida es una y tengo que vivirla”. 

  “mejor me destrampo y practico un  libertinaje, total, ¿Qué más  puede pasar?

   DROGARSE, ALCOHOLIZARSE, CONDUCTAS TEMERARIAS, SEXO DESENFRENADO.

Y como la adolescencia ES igual a:  fortaleza, rebeldía, e independencia, los chicos están ocultando  su propia debilidad o tratan de ocultar sus sentimientos, mostrándose fuertes, agresivos y hostiles.

 

A continuación, señalaremos algunos casos de pérdida y duelo que son frecuentes.

Bullying, mismo que ha llegado a motivar  suicidio, o venganza extrema por parte de la víctima del acoso o maltrato.

Muerte de papá , lo que se transforma en sentir un gran peso, "ahora eres el hombre de la casa" o el “principal sostén” Esta situación genera frecuentemente que el joven intente demostrar su fuerza, su valor, y por tanto, reprima sus  emociones y actué como si nada pasara.

   La frustración, el reprimir los sentimientos, aunado a la impotencia real, genera un ambiente harto favorable para que el chico tienda con mayor fuerza para excederse en las fiestas - alcohol, drogas, sexo- , y pierda el interés por los estudios. Todo ello será caldo de cultivo para que se vaya gestando un duelo complicado que se puede volver crónico. Así se dificulta la madurez y crecimiento humano/espiritual de quien pierde a su padre u otro ser muy amado.

 

¿Qué Hacer? , ¿Como ayudar al adolescente en duelo?

En primer lugar vamos a señalar la actitud y disposición adecuada:

mucha paciencia, comprensión,  actitud abierta y sincera al diálogo, otorgando un apoyo donde se demuestre al adolescente que verdaderamente se le quiere ayudar y acompañar en su duelo;  puede también ayudársele a comprender lo sucedido e identificarse con su dolor, expresándole que es perfectamente normal experimentar todos aquellos sentimientos encontrados, como parte del proceso del duelo.

 

Reacciones y sentimientos del adolescente.

Rabia: puede presentarse por la pérdida física del ser querido y  otras pérdidas, es una manera de enfrentar y entender la terrible realidad de lo sucedido,  el temor de no tener por ejemplo, los mismos recursos económicos que sólo produce un padre (si muere).                                                                                      Esta rabia puede ir dirigida contra él mismo, contra sus compañeros, contra la persona que falleció o contra cualquier cosa. ( por impotencia, por miedo, por frustración, contra la, o las personas que considera culpables del hecho)

 

Culpa y auto-reproches. El adolescente es particularmente vulnerable a sentir culpa                                      si muere uno de sus padres, puede considerar que el haber tenido diferencias y discusiones con él, significan no haber sido buen hijo, y se siente culpable.

Si muere un hermano, la culpa se manifiesta en aquellas relaciones caracterizadas por los celos y confrontaciones, sobre todo si la muerte ha sido por enfermedad, dado el grado de atención que se le brindó al enfermo, en “detrimento” de la atención esperada y deseada a sí mismo.

 

Negociación.- Un caso , en el que el papá muere luego de una estancia en hospital de 15 días.

Pues resulta que la hija pidió a Dios: “cúralo, y te prometo ser mejor hija”…el padre muere y la hija con rabia dice: “Dios no existe o no es justo”.

Es necesario tener paciencia, no la convenceremos de que Dios es bueno con ningún argumento, más bien se requiere de crear ambientes donde se vuelva a encontrar con Dios ( ver más abajo lavado de pies).

 

Permitir que vaya viviendo su duelo.

No podemos forzar las cosas, es como querer inyectarle algo a la madre gestante para que el bebé nazca ya desarrollado a término, a los 3 meses de embarazo.

Por tanto, mientras el chico o chica va procesando y viviendo su duelo, podemos acompañarlos, amarlos, ayudarles, escucharlos. Con paciencia y más paciencia y más paciencia.

 

 

 

 

Depresión.

Los jóvenes pueden tener los síntomas típicos de la depresión o estar asintomáticos, pero por dentro la están viviendo.

¿Cómo ayudar?

Acompañarlos es su etapa de depresión sin juzgarlos

Buscar ayuda de preferencia con un tanatólogo con experiencia en casos de pacientes con depresión.

Hacer un plan a partir de un diagnóstico, entre el especialista ( tanatólogo y psiquiatra) y los familiares; evaluar ideas o intento suicida y actuar en consecuencia* igualmente si hay ansiedad** * con base en el protocolo  de intervención en riesgo suicida

** seguir protocolos o modelos eficaces para ansiedad

 

Implementar una Red de apoyo familiar, y de amigos,

Favorecer ambientes para crecimiento espiritual y/o relación con Dios ( sutil)

Buscar pares, chavos ya rehabilitados para que le ayuden (grupo autoayuda)

 

PERDÓN.

El perdón constituye una de las acciones más poderosas para ayudar a sanar  el duelo en general, por ello es necesario elaborar un diagnóstico de heridas, rechazos, abandonos, etc

Para luego inducir el perdón, motivarlo,  prepararlo, y dar testimonio con el objetivo de que el doliente pueda ir aceptando este camino tan difícil, especialmente ante heridas profundas, maltrato, traición y abandono.

Hay una ceremonia que se puede llevar a cabo con los hijos adolescentes, a través del lavado de pies. Se le dice al chico o chica que se le va a dar un regalo a su corazón, se prepara un lugar acogedor, de intimidad, se pone música ( si son creyentes: alabanzas y la lectura del Evangelio de Juan, Jn 13, 1-17) .  Al proceder con el lavado de pies se le dice cuanto se le ama, se le dan gracias por su vida y se le puede pedir perdón si se le ofendió por acción , palabra u omisión. También se le puede pedir perdón en nombre del propio corazón del que lava los pies ( o en nombre de Jesucristo si son creyentes) por ofensas, maltrato, injusticias cometidas por otras personas de carácter grave o muy grave contra el adolescente.(abuso sexual, maltrato, bullying, abandono, etc)

Les puedo comentar que esto lo han realizado innumerables familias y da un resultado maravilloso de perdón, fraternidad, ternura, arrepentimiento y sanidad en los corazones y heridas del pasado.

 

Cómo seguir ayudando  en su duelo a los adolescentes.

Es muy importante validar sus sentimientos y emociones, mostrándoles que no es debilidad e inmadurez el sentir tristeza o miedo, como tampoco lo es el llorar.
Explicarles y aclararles que la sensación de extrañeza es normal en este proceso.
Brindarles el mayor apoyo posible en estas circunstancias de dolor. 
Validarles que cada quien tiene una manera diferente de reaccionar ante lo perdido.

Reconocer que su duelo tiene un ritmo diferente. 
Incentivarlos a leer libros espirituales (de preferencia con base en las tradiciones familiares) con los cuales se identifiquen y busquen la paz interior. 
Ser honestos con las explicaciones sobre lo sucedido. 
Respetar su decisión de participar o no en el funeral, en los ritos y eventos que se generan luego de la pérdida. 

Permitirles los momentos en donde deseen estar solos y tener espacios para compartir con sus compañeros.

En otro apartado comentaremos el duelo de los adolescentes en fase terminal y/o con enfermedades graves.

 


 

 

0 Comentarios

Autor

Andrés de González Arguelles. Tanatólogo.
lunes 05 octubre 2020

Psicólogo y Tanatólogo Certificado por la AMTAC con más de 20 Áños de Experiencia.

Profesor de Diplomado de Tanatología en diversas universidades como UASLP, UCEM,UVAQ. Conferencias y cursos en IMSS, ISSSTE y otras instituciones.

Miembro de la Asociación Mexicana de Tanatología.

Director del Centro de Tanatología Vida y Plenitud.

Cuenta con Diplomados en Tanatología por la Universidad Colegio Latinoamericano de Educación Avanzada y Musicoterapia en Sociedad Peruana de Medicina Alternativa y Universidad Científica del Sur.

Ofrece conferencias de Tanatología mensuales sin costo en VALLE DE LOS CEDROS CAMPOSANTO.

  • Emergencia Tanatológica: 444 120 07 84.