Av. Kukulkán #300 Col. Retornos C.P. 78140 contacto@valledeloscedros.com.mx Tels. 8 13 90 91 y 8 13 90 92

“Morir con dignidad, rodeado de amor y cariño ” – Tema de conferencia

Acompañando al paciente con dolor y sufrimiento
Andrés de González Arguelles

Algunos tip’s para los pacientes terminales o moribundos:
~Acompáñalos amorosamente, si solo puedes estar unas horas al día o a la semana, que sea tiempo de calidad fraterno, amable y cariñoso.
~Asístelo en todo lo que se pueda dentro de tus posibilidades y conocimientos, puedes leer con él, llevarle música para escuchar, películas y
acompañarlo a pequeños paseos si su salud lo permite.
~Muestra interés por sus pláticas y los temas que le interesan, necesita ser escuchado.
~Ayúdalo en la medida de los posible en asuntos personales pendientes, sentirá un gran alivio y agradecimiento (ir al banco, pagar servicios de
la casa, escribir una carta, realizar trámites en oficinas públicas y privadas)
~Si él te toca el tema de la muerte o de su enfermedad, no lo rehúyas, escúchalo y si no sabes que decir, busca un tanatólogo para que te explique cómo proceder de la mejor manera para su bienestar emocional y espiritual.
~No te canses de darle ternura, decirle cuanto lo amas, respetas y estás agradecido por acompañarte tantos años en tu vida.
~Haz un plan de atención con otros familiares, amigos y el personal médico con el objetivo de cuidar su bienestar general en los aspectos físico, emocional, mental y espiritual.
~Contesta a sus preguntas y dudas con la verdad acerca de su enfermedad y posible evolución, tiene derecho a saberlo, estará más tranquilo y podrá prepararse mejor para morir.
~Asístelo si lo desea, con la ayuda espiritual de sacerdote, pastor o persona que el paciente solicite.

El paciente terminal necesita:
– ayuda para aliviar su dolor,
– la información justa para romper las fantasías negativas y enfrentar o superar los miedos,
– afecto, amor y cariño de quienes están cerca de él,
– y también el lado espiritual que lo contenga y ayude en el tránsito hacia la otra vida,
– oportunidad para despedirse de las personas que desee y pedirles perdón o recibirlo en caso de que así lo quiera,

“Donde terminan mis fuerzas, comienzan las de Dios”

– Información suficiente, clara, oportuna y veraz, para que él y la familia puedan evaluar y tomar decisiones acerca del tratamiento adecuado para tener una mejor calidad de vida durante su última etapa y rechazar aquellos tratamientos que solo le alargarían la vida de una manera penosa y con más dolor, de manera inconveniente y aumentando su sufrimiento sin mejorar la calidad de su vida,
– Orientación para elaborar un testamento.

Derechos del paciente terminal
1. El paciente tiene derecho a mantener hasta el final de sus días la misma dignidad y autonomía a las que ha tenido derecho en la vida.

2. El paciente tiene derecho a obtener información veraz, franca y completa acerca de su diagnóstico, opciones de tratamiento y pronóstico.
3. El paciente tiene derecho a ser atendido por profesionales sensibles a sus necesidades y  temores en su proceso de aproximación a la muerte, pero competentes en su campo y seguros de lo que hacen.
4. El paciente tiene derecho a ser el eje principal de las decisiones que se tomen en la etapa final de su vida.
5. El paciente tiene derecho a que no se le prolongue el sufrimiento indefinidamente, ni se apliquen medidas extremas y heroicas para sostener sus funciones vitales.
6. El paciente tiene derecho a obtener alivio efectivo de su dolor y de sus síntomas, aun si los medicamentos o medidas requeridas para ello le redujeran el tiempo de vida restante.

7. El paciente tiene derecho a que las necesidades y temores de sus seres queridos sean tenidos en cuenta antes y después de su muerte.
8. El paciente tiene derecho a recibir asistencia espiritual siempre que lo solicite y a que le sean respetadas sus creencias religiosas, cualesquiera que sean.
9. El paciente tiene derecho a conocer y recibir explicaciones sobre los costos de los servicios recibidos. En situación de urgencia, se le debe atender sin exigir pago previo.
10. El paciente tiene derecho a morir con dignidad, tan confortable y apaciblemente como sea posible.

¿Quién es un paciente?
Psic. Andrés de González Argüelles

Es una persona que se siente herida y enferma; posiblemente abandonada. Un paciente es un ser humano creado por Dios a imagen y semejanza suya, y se encuentra en una situación de enfermedad física, a veces mental y espiritual (en muchas ocasiones si el cuerpo enferma, la mente, el espíritu también denotan enfermedad, desequilibrios o falta de armonía).

El paciente es un ser humano que está pasando un momento de crisis (a veces también el familiar). Por su estado anímico puede encontrarse en una situación de aguda sensibilidad por lo que es receptivo y vulnerable al trato que se le dé por parte del personal del médico u hospitalario.
El paciente tiene la expectativa de que va a ser ayudado, apoyado, curado y orientado en el hospital. y está más o menos dispuesto a escuchar y atender las indicaciones del personal hospitalario (claro, no siempre, pues algunos pacientes son renuentes al manejo, a la disciplina alimentaria, o tienen la expectativa de que el hospital es un centro de dolor y sufrimiento).

El enfermo (paciente) a veces trae arrastrando su vida, su pasado y su realidad como una carga tremenda; tiene dolor, sufrimiento, desesperanza, miedo, rencor y cansancio.

En fin, el paciente es un ser humano que merece todo nuestro respeto, cuidado, atención y ayuda por parte del personal hospitalario, paramédicos, médicos, enfermeras, familiares y amigos.

Emergencia