Intervención en crisis como terremotos e inundaciones

Intervención en crisis

                               Tanatólogo y psicólogo Andrés de González Argüelles.

El recién terremoto en México (septiembre 2017), afectó varios estados de la república y ha sacudido conciencias y aplastado corazones de miles y miles de mexicanos.
Por lo tanto, se vivirán  varias etapas de esta crisis.

1.- Personas impactadas, dolientes en estado de shock, aturdidas,
Es una crisis aguda inicial con desorganización mental profunda y angustia.
– Incertidumbre e incredulidad.

Algunas de las reacciones cognitivas pueden ser: Confusión y desorientación, pesadillas recurrentes, pérdida de memoria, problemas de concentración, estar distraído, atención reducida, dificultad para tomar decisiones o hacer cálculos.

Reacciones emocionales:
Sentirse abrumado o anonadado, ansiedad, miedo, desesperación, desesperanza.

De comportamiento:
Llanto fácil, abuso de sustancias químicas y alcohol, cambios en la manera de andar, nivel de actividad excesivo, incremento de los conflictos con la familia, hipervigilancia y reacciones de sobresalto, aislamiento social.

Se puede somatizar, o enfermarse:

Dolor cabeza
Colitis, gastritis
Presión alta o baja
Taquicardia
Desmayos
Alergias
Crisis convulsivas
Hiper o hipo glucemia
Bajan defensas
Problemas del sueño

Ayuda para salir del shock:
Tomar medicamentos como única o principal “terapia” puede generar el riesgo de enmascarar el duelo, por tanto es necesario el acompañamiento, la comprensión, la ayuda, escuchar y comunicar, orar.
No sobreproteger, ayudar al doliente a tomar decisiones . Acariciando y empujando.

Ir retomando compromisos y responsabilidades familiares, laborales, etc.

Al tener que regresar a trabajar:
La cruda realidad de tomar conciencia de las pérdidas, de la catástrofe, del vacío en el corazón.

Esto les robará buena parte de su día con pensamientos, miedos, angustias y dolor, mucho dolor.

¿Qué podemos hacer?

Acompañar, cuidar, ayudar, acariciar, amar pero sin sobreproteger.
Los sobrevivientes tienen que aprender adaptarse a la nueva vida sin su casa, sin su familiar, sin la tranquilidad.

Es decir, acariciando y empujando:
Sin sobreproteger, motivando a que la persona en duelo descubra que este proceso, si bien es doloroso, difícil y penoso, se pueden enfrentar los obstáculos de manera que se convierten en peldaños o escalones para subir, para crecer, y fortalecerse. Dando así testimonio a los familiares de entereza, lucha y valor.

Muchos sobrevivientes estarán en negación de lo ocurrido y/o de las consecuencias de la crisis, será conveniente ir retomando compromisos y responsabilidades familiares, laborales, etc.

Participar activamente en la ideación, planeación y realización del o los homenajes al difunto (os)
Otras responsabilidades
Regresar al trabajo

Ira, resentimiento y culpa:                                                                                      Impotencia, el buscar culpables (reales o ficticios), llevan a un estado penoso de ira-rencor y culpa.

Se tienen dos opciones ( no excluyentes)
1.-proceder a demandas legales y exigencias justas                                               y/o
2.- No juzgar
3.- No condenar
En vez de culparse, asumir la responsabilidad
Es una decisión personal en libertad

 

Existe un planteamiento universal que se ha asumido mundialmente en miles y miles de grupos de autoayuda de todo tipo que constituye una orientación de gran sabiduría, la cual se puede asumir como guía en los casos que nos ocupa de terremotos, inundaciones, incendios, explosiones y guerra a saber, es la conocida “Oración de la serenidad”.

DEPRESIÓN:
Estado psíquico emocional y espiritual.
Falta de ánimo,  desgano, pocas ganas de vivir y/o ganas de morirse, amargura, profunda tristeza, falta de esperanza, falta de fe, pesimismo, falta de sueño,  mucha pesadez y ganas de estar dormido. Inapetencia; sentir profunda soledad e incomprensión; no se sienten amados o amadas por nadie.

La depresión reclama la imperiosa necesidad de ayuda profesional.
Para evitar que el duelo se vuelva crónico e imposibilite a la persona para retomar su vida normal y encontrar un nuevo sentido a su misma vida.

Síntomas que indican la imperiosa necesidad de pedir ayuda
Intensos sentimientos de culpa,

• Pensamientos de suicidio que van más allá del deseo pasivo de «estar muerto»
• Desesperación extrema Siente de que x mucho que lo intente nunca va a poder recuperar una vida que valga
la pena vivir.
• Inquietud o depresión prolongadas,
Síntomas físicos, como la sensación de tener un cuchillo clavado en el pecho o pérdida sustancial de peso, amenaza para su bienestar físico.
• Ira incontrolada y/o venganza planeada.
Dificultades continuadas de funcionamiento  incapacidad para conservar su trabajo o realizar las tareas domésticas necesarias para la vida cotidiana.

Abuso de
Sustancias: alcohol, drogas
Conductas temerarias:
peligrosas, alocadas.
Riesgo suicida:
Idear el suicidio, rumiarlo, sugerirlo, afirmarlo, intento de,

Tip´s de ayuda inmediata
Escucha a la persona, deja que se exprese,  comprende y valida su emoción, no la juzgues ni quieras imponerle que debe o no sentir.
Si es prudente abrázala, toma sus manos, mírala a los ojos y comparte su dolor.

Se empático, dile que es una injusticia y muy doloroso lo que sucedió.
Luego de escucharla con amor, pídele que se ponga cómoda, respire profundamente 3 veces y vaya relajándose, soltando tensión. Puedes ponerle música hermosa instrumental muy suave y decirle palabras hermosas de consuelo. Si no sabes que decir, solo arrúllala como si fuera un bebé.
Si eres creyente, pregúntale si gusta que hagas oración por ella y procede suavemente si lo acepta.
Dile que pida ayuda a Dios, a Jesucristo o a su creador.
Si conoces alabanzas, cántalas en voz baja, puedes canturrear canciones de cuna que conozcas o improvisarlas con el nombre de la persona

 

Tu intuición, los conocimientos previos adquiridos y la oración, resultan herramientas excelentes.

 Si requieres ayuda, orientación o consejería, no dudes en solicitarla.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Emergencia